09
Dic

0

BASE DE DATOS PARA EL MUNDO EMPRESARIAL

istock_000047127126_smallDurante las décadas de los 60 y 70 surge el concepto de las bases de datos; sin embargo, el objetivo principal siempre ha sido la administración óptima de la información y el uso que se le puede dar a la misma. Hoy, las necesidades de las empresas han cambiado y la necesidad de interactuar con diversas fuentes de información ha desafiado a las bases de datos. Lo anterior ha provocado que los volúmenes de información sean mayores, su formato muy diverso lo que incrementa así los tiempos de respuesta para analizar la información y tomar decisiones.

Existen muchos tipos de empresas según su tamaño,  grandes, medianas y pequeñas. En todas ellas, una de las herramientas de trabajo imprescindibles son las bases de datos: gracias a ellas los usuarios gestionan de manera más eficaz los datos que tienen que manejar en su día a día, toda la información se encuentra perfectamente ordenada y clasificada, en definitiva, se consigue una mejora importante del rendimiento y la productividad de las compañías.

Las bases de datos han sido desarrolladas para que la información que se almacena en ellas se encuentre organizada, estructurada y clasificada, todas ellas características que se valoran de forma muy positiva en el caso de disponer de grandes volúmenes de información al garantizar su accesibilidad y disponibilidad con independencia del momento que se elija para consultarlas.

También hay que tener en cuenta que no todas las bases de datos son iguales y que en función del criterio elegido son de uno u otro tipo. Existen bases de datos en las que prevalece el tipo de información que se almacena, luego están las dinámicas, en las que la información se va modificando con el paso del tiempo para actualizar nuevos datos, suprimir otros… También destacan las bases de datos relacionales que integran un conjunto de registros que se presentan a modo de tablas, y las estáticas que se emplean para almacenar datos de carácter histórico que al recuperarse permiten estudiar y analizar la evolución de un conjunto de datos a lo largo de un periodo de tiempo concreto. Las multidimensionales, en cambio, son adecuadas para aplicaciones de inteligencia empresarial.